Seguinos vía Facebook

Buscanos en Facebook como Secuencia Inicial y agreganos a tu perfil, compartimos videos y novedades.

domingo, 30 de enero de 2011

PAUL MCCARTNEY - MCCARTNEY (1970)

Luego de un período depresivo, en el que tuvo que asumir que Los Beatles ya no existían como grupo, y como si hubiese querido exorcizar un poco sus miedos, McCartney se dispuso a grabar, a fines de 1969, su primer álbum solista; el cual terminaría siendo editado el 20 de abril de 1970. El disco, en sí, sería visto por el público como la declaración definitiva de que los “fab four” ya no iban a estar juntos nunca más. Este disco fue grabado por Paul en su granja ubicada en Escocia. Aquí, Macca improvisa efectos de sonidos, llegando incluso a grabar en el baño o en la sala de estar para lograr diferentes efectos reverberantes. En algunas canciones hasta se alcanza a oír cuando alguien cierra la puerta o a los niños jugando en el cuarto contiguo.
McCartney comienza con “The Lovely Linda”, una pequeña oda acústica de Paul a su mujer que nos recuerda al Álbum Blanco. “That Would be Something” es un lindo folk, sin demasiados matices dignos de ser comentados. “Valentine Day” es la primera improvisación en clave rock de disco. Un interesante aporte de Paul, como diciendo: Ojo, que yo también soy vanguardista. Lo sigue “Every Night”, uno de los temas más recordados del álbum, una balada optimista de gran elaboración. Un tema 100 % McCartney. “Hot as Sun/Glasses” es otra historia, ya que se trata de una improvisación, apenas cantada, con comienzo casi naif que desencadena en un final minimalista y un poco salvaje. “Junk” es otro clásico, que Paul había compuesto antes de la separación del cuarteto de Liverpool, más precisamente durante su estadía en el centro de meditación del Maharishi en la India, a principios de 1968. Incluso se lo puede escuchar en el tercer volumen del Anthology (aparecido en 1996), o en varios piratas, ya que fue un tema que se quedó afuera del Album Blanco y que también fue ensayado por la banda durante las sesiones de Get Back, pero nunca plasmado en forma definitiva por el grupo. “Man We Was Lonely” no aporta demasiado, pero que nos da una visión de lo que haría luego Macca, en el resto de los ‘70, en Wings. “Oo You” es otro tema en clave rock poco interesante. Así llegamos a “Momma Miss America”, otra improvisación rock en la línea del anterior. Si hay algo que destacar es que Paul tocó todos los instrumentos en este disco y la verdad es que, sin ser un virtuoso, se defiende bastante bien tanto en piano, guitarra eléctrica o batería. “Teddy Boy” es un lindo tema infantil que McCartney venía haciendo en los últimos tiempos Beatles, incluso también tiene una proto versión en el Anthology 3, en donde era acompañado en un dueto vocal por un jocoso Lennon. Por su parte, “Singalong Junk” retoma la línea melódica de “Junk”, en forma instrumental, con resultados muy interesantes y atractivos. Luego ambos temas formarían parte de la banda sonora de Jerry Maguire, la película de Cameron Crowe. Este director, ex redactor de la Rolling Stone y fanático del rock de los ‘60 y ‘70; más tarde llamaría a Paul para que le componga (en 2001) el tema principal de Vanilla Sky. Siguiendo con el recorrido de McCartney, llegamos así a “Maybe I'm Amazed”, uno de los mejores temas de toda la trayectoria solista de McCartney. Una canción de amor, que si estuviese incluida en Abbey Road, Let It Be, o en cualquier otro álbum Beatle, seria más apreciada y conocida por el público. Sin dudas, el momento cumbre de este debut solista. Aquí McCartney da una muestra acabada de cómo influenció a compositores como Elton John o Billy Joel, cantando como nunca mientras toca el piano sin exhibicionismo pero con mucha contundencia, mostrando que no hace falta tocar mil notas, o mil escalas; que con poco también se puede. Mucho más aún cuando se es un inmenso intérprete y compositor. Sin dudas, una canción para el recuerdo. El disco termina con “Kreen-Akrore”, otro tema instrumental que no aporta demasiado aunque contiene un par de cortes melódicos con coros interesantes.
La tapa de McCartney exhibía unas cerezas volcadas de un recipiente, mientras que en su reverso se incluía un auto reportaje de Macca, en donde éste daba a entender que Los Beatles se separaban para siempre. Una acción considerada en su momento como egoísta y vanidosa y que le causo no pocas críticas. Lo que está en claro es que, a pesar de su carácter irregular y humilde (o quizá justo por eso), este disco sigue siendo muy disfrutable. Uno de los mejores momentos de la carrera solista del gran Paul McCartney.
Emiliano.-


No hay comentarios. :